Por lo general, la leucemia infantil se trata con quimioterapia o radioterapia. Un pediatra especialista en cáncer (oncólogo) recomienda el mejor tratamiento para cada niño.